martes, 21 de octubre de 2014

¡¡¡...Y todo se daño...!!!

Buenas Noches:


Hace mucho tiempo no escribía, millones de años pasaron desde mi última publicación…
Tengo una historia que contarles que me avergüenza muchísimo, pero siento que debo compartirla, porque me ayuda a pasar ese trago amargo, han pasado tantas cosas desde la última vez que escribí, que no sé ni por dónde empezar, hace cinco meses no hablamos.

Hace algunos meses conocí a alguien que me cambió la vida radicalmente, no sé si alguna vez les ha pasado, ese flechazo instantáneo que describen en tantos libros y películas, ese flechazo me pasó a mí, y desde ese día todo cambió sustancialmente. Y aunque inicialmente no deje que ese gusto se desbordara, tarde o temprano me alcanzó y me envolvió (en algún momento hablaré de él).



Hoy, les contaré una historia que afectó mi vida de muchas formas negativas…

Pedacito de mí:


Antes, yo me la pasaba mucho tiempo con las personas a las que yo llamaba “amigas”, y cuando conocí a mi novio, deje de estar tanto tiempo con ellas, y empecé a ser feliz y a querer estar a su lado y vivir muchas cosas con él. Pues resulta que a mis llamadas “amigas” en lugar de ponerse contentas por mí, criticaron mis sentimientos e incluso llegaron a decir que sentían envidia de verme tan feliz. Por cosas del destino, una de mis “amigas” (Lucia) era novia del mejor amigo (Pedro) de mi novio (Andrés), y él estaba próximo a cumplir años (Pedro), pero los dos cumplían en la misma semana, entonces en alguna conversación ellos dijeron que querían hacer asado y comprar cervezas, pero Lucia no tenía ni la más mínima intención de celebrarlo de esa forma, ella quería una torta y vino, nada de asados nada de cervezas.

Yo insistí con la idea del asado ya que la fiesta se iba a celebrar un fin de semana y me parecía apropiado, pero alguna vez hablando con Pedro por whatsapp, él me dijo cosas como: “mejor asado no, porque la ropa y el cabello nos queda llena de humo, además sería bueno ir a alguna discoteca de la ciudad a festejar”. Resulta que quien me estaba escribiendo por whatsapp no era otra persona sino Lucía. Luego, Lucía se manifestó diciendo que ella iba a mandar a preparar unos jellyshots de aguardiante y que iba a tener listos un montón de pasabocas de jamón y queso, yo le comenté a mi novio el plan que tenía Lucía y a él le pareció un tanto aburrido, dijo que él siempre celebraba sus cumpleaños con cerveza y que esos gustos tan refinados no los compartía (sarcasmo). Así que le manifestó a su mejor amigo, que él no iba a estar ese día, que mejor se tomaran unas cervezas por la mañana, y que el celebrara el cumpleaños con su torta y su vino.

Como mi idea inicial era unificar las fiestas, yo ya había invitado a varias personas y ya me habían confirmado, así que no le vi nada de malo, que asistieran al cumple de Pedro ya que también lo conocían. El día del cumpleaños, estábamos en la casa de Pedro, y Andrés le dijo que se tomaran las cervezas (ellos eran amigos hace 6 años), que después de eso él se iba a estudiar. Mientras ellos estuvieron juntos, yo me fui a almorzar con un amigo, cuando regresamos a Pedro se le hizo fácil decir que hiciéramos el asado que compráramos las cervezas y así podíamos estar juntos. Cuando Lucía se enteró, nos envió mensaje a Andrés y a mí, preguntándonos de quien había sido la famosa idea, los dos le contestamos que Pedro había querido hacer el asado, y dijo que ella tenía una reservación en un restaurante muy costoso y que ahora la iba a perder por el asado, mi novio le dijo que él había hablado con Pedro para que el fuese al restaurante y comiera con ella.

Random: Locked out of heaven- B.M.

Resulta que cuando ellos se encontraron (Lucía-Pedro), ella le dijo que había perdido la reservación en el dichoso restaurante, que la mamá había perdido dinero porque para hacer la reservación había que dar una suma de dinero, además había tenido que botar todos los pasabocas en vista que íbamos a hacer el asado (evidentemente todo era una gran patraña de Lucía). Nosotros nos quedamos haciendo el asado (Andrés  y yo, habían más amigos pero ellos no nos estaban ayudando), cuando llegaron Pedro y Lucía, llegaron en una actitud de mierda, incluso Pedro le hizo un comentario a Andrés que lo enojó, le dijo: “No era que quería asado?, pues úntese”. Al tiempo otro de los amigos de Andrés, también le hizo un comentario molesto, y él (Andrés) bajo de malgenio y me dijo que nos fuésemos de ahí.

Decidimos ir a una tienda a la que a él le gustaba tomar mucho, y en el tiempo que estuvimos ahí lo llamaron dos amigos, él les dijo a los dos en donde estaba con la condición que no le dijeran nada a Pedro, pero no se cual de los dos terminó diciéndole. Así que llego Pedro a donde estábamos con otro amigo más, y le decía que regresara a la fiesta, duró casi dos horas tratando de convencerlo, dos horas y algo después, una canasta de cerveza y una novia conmovida lo convencimos de regresar. Cuando llegamos ya habían hecho el asado, estaba servida la carne e incluso había aguardiente, nosotros llegamos a comer pensando que los demás ya habían comido, de todas formas íbamos pasando los platos con la carne y las papas, cuando llegamos fue inevitable sentir el mal ambiente.

Llego el momento de partir la torta, y en eso todos diciéndole al cumpleañero que pidiera un deseo y apagara las velas, en eso a Lucía, se le hizo fácil empezar a decirle cosas a Andrés… Le decía: “pero venga, que todo esto es por usted. Todos estamos aquí por usted, para eso lo hemos esperado tanto tiempo”. Andrés sencillamente le dijo que no era el cumpleaños de él y decidió ignorarla. Al tiempo nos dimos cuenta que Lucía bajaba cada tanto a llorar y a decir que todo se había dañado, armando pataletas y lloriqueos. En algún momento en el que estuvimos varios abajo, incluidos los protagonistas del relato, Pedro hizo un comentario sin sentido, y Lucía tomó cerveza de la botella y se la escupió a Pedro en la cara, no conforme con eso, también le echo de la botella que tenía en la mano, por lo cual yo me ofendí bastante, Lucía durante toda la fiesta no hizo más que ofendernos y buscarnos problemas.
Así que regresamos a la fiesta como si nada hubiese pasado, en ese momento tomé la botella de aguardiente y me disponía a servir y dije: “Voy a servir los tragos yo, porque a mi no me gusta botar el alcohol como a otras personas”, en eso ella me contestó algo que no entendí, y me fui a donde estaba ella y le dije: “¿Qué me está diciendo?”, vi una cerveza al lado de ella, la tomé y la voltee encima de la cabeza de ella, aún tengo el recuerdo de haber hecho eso como si hubiese sido ayer, pero la imagen pasa en cámara lenta….


Ahí empezó el infierno….((Continuará..))



Que pasen buena noche.


Read More
Con la tecnología de Blogger.

© Pedacitos de Mi., AllRightsReserved.

Designed by ScreenWritersArena