sábado, 8 de noviembre de 2014

¡¡¡...Me Quitaron La Pasantía...!!!

Advertencia: esta entrada se trata exclusivamente de Mi Vida, algo que me pasó y que creo debo compartir, tal vez su perspectiva me ayude a entender mejor las cosas, escribiendo me desahogo y me siento mucho mejor contándoles un momento clave de mi historia que me marcó y que ha dejado cicatrices.

Continuación de: ¡¡¡…Y todo se daño…!!!

Y después de eso el infierno empezó…. Lucía decidió hacer un escándalo de todo lo que pasó, le contó a muchas personas que no estaban en la fiesta que yo supuestamente le había dado con la botella en la cabeza (lo cual nunca pasó), que había quedado sorda de eso (sordera que ha tenido desde niña y de la cual la operaron siendo joven) y que su mundo interior había sido destrozado. Yo estuve muy mal esos días porque jamás me había pasado algo así, y me preocupaba que los profesores con los que iba a realizar la pasantía de grado se vieran involucrados en todo esto… Todo el mundo me dijo que los profesores no tenían nada que ver y que ellos debían tener ética profesional y separar las cosas de la universidad de las cosas que pasaban en la vida privada de los estudiantes… Cuan equivocados estábamos…!!.

Lucía llegó al laboratorio a contarle a dos de las personas más chismosas de la carrera, una de ellas le contó a mi tutora y ella le dijo a quien iba a ser mi director de pasantía, y el otro a quien le contó llegó a decirle a todos los de mi carrera. Después de ese problema dejé de ir un tiempo al laboratorio pensando que si dejaba que los ánimos se bajaran, podría explicar lo que sucedió, y cuando decidí regresar, mi tutora me dijo que antes de volver debía hablar con el profesor… Le envié un correo y esto fue lo que obtuve como respuesta (es una parte del correo):


“Me enteré por sus compañeros del incidente ocurrido con Lucía y me pareció una situación muy grave, que hubiera podido tener un muy mal desenlace. 

Lo que yo me pregunto es hasta dónde podrían ustedes dos tolerarse en el lab, sin que ocurran uno o varios choques que en mi opinión es inevitable que ocurran. Ya tengo experiencia en estos casos y las cosas han terminado muy, muy mal. Por esta razón, creo inconveniente que ustedes dos coincidan en el laboratorio. Le propongo que puedo apoyarla para ayudarle a encontrar otro laboratorio donde pueda realizar su trabajo de grado. Usted me dirá si acepta esta nueva propuesta que hago para beneficio de todos. Cualquier cosa, me puede seguir comentando por este medio.”


El problema de esta respuesta es que yo quedaba a la deriva, estaba comenzando nuevo semestre tenía que pagar nuevamente y me dejaban flotando… sin pasantía sin opciones sin nada..!! Él aseguró que me ayudaría a buscar un nuevo laboratorio, dicha ayuda nunca se materializó, el sencillamente me dejó a la deriva sin más ni más, aún cuando habíamos acordado mucho tiempo atrás que realizaría mi pasantía en dicho laboratorio, decidí contestar ese correo sin humillarme más porque la verdad de todo esto es que si bien es cierto que yo cometí un error, también hay que decir que Lucía exagero todo lo que pasó y se aprovechó de la situación y actuó de la forma más baja que he visto, se metió con lo profesional.

 “Aprovecho este correo para hacerle saber que me siento inconforme con la forma en la que se manejaron las cosas en el laboratorio ,y pienso que las cosas personales no deben interferir con las cosas académicas o profesionales, es cierto que no regrese al laboratorio por un tiempo pero nunca perdí contacto con la tutora de hecho muchas veces cuadramos reunirnos, pero por uno u otro motivo no podíamos encontrarnos, mi compromiso era leer todo lo que pudiera del tema y una vez llegara el implemento que hacía falta yo volvía al laboratorio para dar inicio con la parte experimental  , una vez pasó el incidente con Lucía yo consideré prudente no ir un tiempo mientras las cosas se calmaban, en ese tiempo que pasó se contó una versión de la historia y de alguna forma ustedes se parcializaron, yo sabía desde que escuche las grabaciones que ella le enviaba al exnovio por whattsapp donde decía que ella contaba con su total apoyo y que yo merecía una lección de todo esto, que era muy probable que yo no pudiera hacer mi pasantía allá, pero de todas formas pensé que en algún momento yo tendría la oportunidad de aclarar las cosas.

Lo que no me parece es que las personas que ni siquiera estuvieron en esa reunión fuesen quienes les contaran ese problema, que no tiene nada que ver con el laboratorio y que además, tomaran dos estados que hice sin pensar y con rabia en una red social y tergiversaran mis palabras e hicieran más compleja una situación. No me parece imparcial que escuchando solo una versión de los hechos se tomaran decisiones que solo me afectaran académicamente a mí, creo que si por una situación ajena a la universidad se toman decisiones en el laboratorio, por lo menos deberían repercutir de la misma forma en las dos personas implicadas porque yo siento que no nos están tratando de la misma forma y eso me parece injusto.

Sí, fue una situación grave, hubo agresiones de parte y parte, y pudo haber tenido un muy mal desenlace  para mi también, si la botella que Lucía tiró primero y que según ella se le "resbaló", no le hubiese pegado en la espalda a mi novio sino me hubiese pegado en la cara o en un brazo y  también pudo haberme cortado un pie cuando me tumbo la garrafa a los pies. Lo que no tolero de ninguna forma y me parece el colmo, es que ella diga que yo le pegue un botellazo en la cabeza PORQUE ESO NO ES VERDAD, y tengo testigos que a ella la botella le pegó en el hombro derecho, ella se hizo ese chichon cuando yo la empuje cayó sentada y se pego con el borde del balcón, no me parece que me adjudique un problema de oído,  que ha tenido desde niña, el médico que la evaluó le dijo que su oído se encontraba muy bien y que todo era producto del estrés; yo le conté la situación a un médico y le pregunté si un golpe de esa forma podía afectar gravemente un oído y me dijo que eso no era posible, así que me parece irresponsable  hacer ese tipo de acusaciones o insinuaciones ya que son muy graves y uno por rabia no puede comprometer el nombre de una persona de esa forma.

Por mi parte, yo no tengo ningún tipo de resentimiento contra ella y yo siempre he separado mi vida personal de mi vida académica, yo acepto que fue un problema de tragos ya que las dos estuvimos tomando mucho ese día, y pienso hablar personalmente con ella  cuando sienta que ha pasado un tiempo prudente, porque sigo pensando que ese es un problema que debemos solucionar ella y yo en lo mejores términos; con el mensaje que usted me envió me hizo sentir como si yo fuese un peligro para la sociedad y que no podemos compartir el mismo espacio porque va a ocurrir  una tragedia, para mi eso fue un hecho aislado y con las personas que estuvieron ese día en la fiesta, reconocí abiertamente que cometí un error.

Además, yo a ella le tengo aprecio porque compartimos durante algunos años,  así que lo que menos quiero es lastimarla o  hacerle daño, para mi es inconcebible y una falta de respeto que los demás estén pensando que sería capaz de hacerle daño de forma deliberada a otra persona”

Random: El amor en los tiempos del cólera.

Realmente de las personas que estaban en el laboratorio sólo me importaba la opinión de mi tutora, ella en todo este tiempo me siguió tratando como si nada, no sentí en ningún momento ningún tipo de rechazo, así que decidí contarle mi versión de los hechos a ella y esperar que no se llevara la peor imagen mía, aunque el daño ya estaba hecho. Ella a este correo solo me contesto que era una situación difícil y que el profesor estaba tratando de hacer lo correcto, aunque sigo pensando que no hay ningún tipo de ética profesional en todo esto que pasó. Aquí el correo que le envié:


“A modo de resumen, Lucia interfirió de forma grosera e irrespetuosa muchas veces en mi relación, era un problema que se venía presentando unos meses atrás, ese día ella estuvo haciendo comentarios muy ofensivos y tuvo actitudes desafiantes con varias personas de la fiesta, entre esas, escupirle trago al novio en la cara, no me estoy justificando de mis acciones, pero todo tiene una causa y una explicación. Lo que pasó ese día fue una cosa de tragos incluso muchos de los que estaban ahí no vieron que pasó, y las agresiones vinieron de parte y parte, yo le regué cerveza en la cabeza y ella me tumbó una botella de guaro que tenía en las manos a los pies y también le tiró un botella a mi  novio en la espalda, aunque ahora diga convenientemente que la botella se le resbaló.

Yo nunca le pegue con la botella en la cabeza, y tengo testigos de eso, a ella la botella le pego en el hombro derecho, y no iba con tal fuerza como para haberle dejado ni un morado porque no estábamos lejos ni más de dos metros, ella me adjudicó a mí un problema de oído, problema que ha tenido desde pequeña, incluso tuvo una operación siendo joven y dicho por ella misma nunca ha escuchado bien por ese oído. Ella tuvo un chichon en la cabeza no por el supuesto botellazo que recibió, eso fue producto de un empujón que le di, pero tampoco fue de tal contundencia para haberle hecho un daño irreparable, es más, ella le estuvo diciendo cuatro días después al novio que se iba a hacer unos exámenes, en esos exámenes le dijeron que todo era producto del estrés y que ella se encontraba bien, lo curioso de esto es que ella se estuvo quejando con el exnovio e insultando a varios de los que estábamos en la fiesta, hasta que el exnovio finalmente hizo lo que ella quería, que no era más que darle toda su atención a ella, cuando sucedió esto algunas de sus dolencias parecieron sanar más rápido .

 Yo asumo las consecuencias de mis actos, y en ningún momento justifico la violencia, pero lo cierto es que para pelear se necesitan de dos personas y en este caso las dos tenemos un porcentaje igual de victimas como de agresoras, inclusive me asesoré de una trabajadora social la que me recomendó que si alguna tenía un daño sicológico insuperable lo correcto era buscar asesoría profesional, pero que generalmente este tipo de peleas no pasan de ahí si las personas son lo suficientemente maduras para manejar la situación y que eso no debía afectar mi lugar de trabajo. Me asesoré de un abogado, quien me dijo que cuando las lesiones son graves las personas levantan cargos inmediatamente, una vez ocurrido el suceso  y que lo que pasó ese día no daba para levantar proceso legal (Hice esta consulta ya que ella amenazó con levantar cargos en la fiscalía cuatro días después de los hechos, aún cuando el problema según ella se había manifestado el mismo día de la fiesta). Y por último, me asesoré de un médico, a quien le explique la situación y le conté las dos versiones del chichón de Lucia (la de ella y la mía), y en los dos casos el me dijo que no había forma alguna en la que el chichon conllevara algún daño en el aparato auditivo.

En lo personal, yo nunca quise contarle esta historia a ninguna persona que fuese ajena a la fiesta, primero porque fue un problema de tragos, segundo, porque yo separo las cosas personales de las profesionales y tercero porque no entiendo la necesidad de vincular personas que no entienden el contexto de los hechos y que tienden a tergiversar lo que realmente paso. En algún momento pensé pedirle disculpas a Lucia por lo sucedido, pero la verdad después de escuchar todas las grabaciones que le enviaba al novio  y tener que oír cosas como: “es que si yo quisiera hacerle daño yo le hubiese enviado un mensaje por face a la mamá contándole todo lo que paso” o “Sofia es una potencial asesina”, me di cuenta que en realidad esto se estaba convirtiendo en algo infantil y escuelero, y que de alguna forma había una manipulación de los hechos y una necesidad de llamar la atención. Personalmente, creo que todo esto trascendió a ámbitos que no debían afectarse; algo que me enojó mucho es que las personas que llegaron a contarles a los profesores, son personas que no estaban en la fiesta y que ya estaban parcializados con una versión de la historia, yo también pude haber llegado al laboratorio y pude mostrarles que me corté una mano o contarles que ella le pegó un botellazo a mi novio o que casi me cortan los pies con una garrafa de aguardiente, pero la verdad ese no es mi estilo, yo cometí un error, lo acepte lo asumí y le estoy haciendo frente a todas las consecuencias que me ha traído a nivel personal y académico.

 Para todos aquellos que piensan al igual que Lucia que soy “una potencial asesina”, les quiero dejar claro que no soy la mala persona que algunas dicen que soy, que errar es humano y que en ningún momento quise que las cosas terminaran de esa forma, que jamás me había pasado algo así y que estuve mucho tiempo avergonzada por esa situación; que quienes me conocen saben que es cierto que tengo un mal carácter pero que no ando por la vida agrediendo a las personas, soy mucho más que las especulaciones de los pasillos. Hubiese sido un placer para mi poder realizar mi pasantía en el NN y en algo que me apasiona, pero lamentablemente no todos pueden separar lo personal de lo profesional, conocí excelentes personas, me llevo muy buenos recuerdos y les deseo éxitos a todos en sus labores.”

Yo creía que este tipo de cosas solo pasaban en las típicas novelas, pero así es señores, así fue como me quedé sin pasantía, después de eso he pensado que este país está como esta porque nunca podemos escuchar las dos versiones y siempre nos hacemos de lado de los que se hacen las víctimas. Falta profesionalismo en muchos de los educadores de este país y las personas como Lucía que abundan en este mundo personas maltratadoras, aprovechadas, manipuladoras y sin ningún criterio para asumir sus actos de una forma madura son las que salen “vencedoras” de situaciones en las que también estuvieron implicadas.  


Bienvenidos al PAÍS DEL SAGRADO CORAZÓN.!!!



Read More
Con la tecnología de Blogger.

© Pedacitos de Mi., AllRightsReserved.

Designed by ScreenWritersArena